lunes, 7 de julio de 2014

La Historia de Dos Amantes: Capítulo 11 Sección C: "El Gran Plan Parte 1: Déjame Ir "

Capítulo 11: "El Gran Plan Parte 1: Déjame Ir"


Misterioso Presidente de Radiactivo (Continación).


— ¡Esto no puede estar sucediendo! Es mucho que haya traidores dentro de esta organización, no toleraré que sigan ocurriendo estas cosas. — La ira se apodera  de mí y me altera hasta un nivel inconcebible.

—Señor, estoy esperando su autorización para poder activar la alerta ámbar. —dice Salvador desde su asiento.

—No hagas nada, mejor llévate a nuestro invitado a mi despacho en Radioactivo. Confió en ti Salvador. Protégelo con tu vida si es necesario. —Espeto rápidamente.

—Eso haré mi señor—dice y se comienza a retirar con Osvaldo.

Necesito saber cómo es que este holograma salió del sector industria sin mi autorización, no podía llamarla atención delante de ellos porque este holograma está dentro de los archivos clasificados. Yo me he encargado de la realización de todos ellos y puedo diferenciar claramente, que éste es uno de los que no sólo proyectan imágenes que parecen reales, al tacto son reales, son tangibles a sensores, a todo. Pero ahí no termina su función, los hice para proyectar a otras personas no necesariamente a quién está usándolo. Claramente pudo haber sido cualquier persona. No por haberse proyectado uno parecido a Santos, miembro de la Orden del Suplicio, va a ser él.

Debo saber quién ha sido capaz de mentirme, quién me ha estado jugando chueco. Es hora de que me encargue yo mismo del traidor o del responsable de lo que ocurrió. Acaban de eliminar a la única persona que sabía lo que sucedió en esa casa. Me han quitado esa información.

Camino por los pasillos hasta llegar a mi oficina de las Torres Centrales de Gloret. Y observo el inventario de mis proyectores y de mis proyectos de hologramas para corroborar si hay algo extraño en los informes. No observó ningún cambio aparente, entonces hago un escaneo total a Radiactivo, Las Torres Centrales, al Sector de Tecnología y principalmente a los lugares en los que he estado visitando públicamente, ya que el acceso a las cámaras es secretamente mío por el simple hecho de estar fabricadas en este sector.

Después de ello, me dirijo a Radiactivo necesito hablar con una persona en específico. Necesito hablar con Alex, la persona encargada del secuestro. Es mi única esperanza para saber quién detrás del atentado de Richard.

El helicóptero está listo para partir así que subo inmediatamente. Observo con detenimiento el centro de la Nación, todo se nota tan normal que parece que no ha ocurrido nada. Supongo que no han iniciado los preparativos para recuperar a Osvaldo y Richard. Cuando se enteren que él está muerto podría iniciar la nueva guerra antes de lo que tenía previsto. Eso no me conviene, necesito reajustar todo esto cuanto antes.

—Necesito que hagas justamente lo que te voy a decir. Y nada más que eso. ¿Puedo confiar en ti? —digo, depositando toda mi confianza en él.

—Si usted lo considera así, no hay nada que yo pueda objetar. Usted nos salvó y nos salvará cuando todo esto que está por comenzar acabé. — respondió mi joven seguidor.

—Espero y todo salga conforme a lo que te he dicho. — digo lentamente antes de proseguir a mi destino.

—Así será, y de todo corazón espero que a usted le vaya igual que a mí. —Se despide Jennifer como si esto no fuera un hasta luego, sino un adiós.

Caminó rumbo a la acera del edificio y activo dos los dos proyectores que traigo conmigo para poder reiniciar mis planes. El holograma comienza su fase de iniciación. Entonces camino por la cebra mientras el semáforo indica el paso peatonal. Ya del otro lado, tomo un taxi y me dirijo a mi próximo destino.

— ¡Hola buenas tardes! ¿A dónde lo llevo? —me pregunta el hombre sentado al volante.

— ¡Buenas Tardes! Necesito que me lleves lo más rápido que puedas a Radiactivo. — le digo serenamente.

—Como usted ordene —dice y me siento como si estuviera en casa.

Con forme vamos pasando las calles veo a todas las personas que caminan sin ningún tipo de frustración, sin ningún problema en su mente. Por un momento envidio la vida de esas personas. Viven feliz e inocentemente en un mundo que se puede caer muy pronto. Disfrutan de una tarde gloriosa: tomando un café, disfrutando una película en el cine, leyendo un buen libro, o haciendo cualquier cosa que les guste. En cambio, yo tengo que encargarme de que su felicidad no se vea afectada de ninguna manera, es más debo y si puedo mejorarla. No importa que es lo que yo tenga que hacer, ellos deben ser felices y seguir viviendo sin las limitantes que algunos creen que pueden ejercer sobre ellos: privarlos de su libertad, su creatividad, su felicidad  con políticas que cada vez favorecen solamente a un grupo de la población. Todo  debería ser más equitativo y uniforme, aunque no necesariamente todos debieran ser ricos. Con que tan sólo tuvieran las mismas oportunidades para poder brillar en un mundo en el que las estrellas están bajo el firmamento de todos.

—Hemos llegado joven. — Le paso la tarjeta que Radiactivo les da a todos sus empleados para los gastos oficiales y extraoficiales que puedan tener.

El gratamente la toma, me da las gracias, bajo del vehículo y observo la majestuosa arquitectura de Radiactivo, perfectamente diseñada como cuando Cristian la diseño siento muy joven e inexperto.

Camino hacia la imponente estructura del inmueble, entre en ella y un cálido viento me recibe hogareñamente. Espero a que el asesor llegué y me dispongo a ir al último piso. Presiono cierta combinación de números para que nadie pueda entrar. Observo mi imagen en el espejo detrás de mí. Una silueta alta y esbelta, de cabello rubio, ojos verdes, tez clara,  y con un traje azul añil sin corbata o pajarita en combinación de unos zapatos cafés.

El elevador llega al piso indicado y la secretaria me indica que puedo pasar a la reunión con los demás invitados en la sala de juntas. Al entrar observo que todos se me quedan viendo como a un extraño, y claramente veo que lo soy.

—Creo que ya están todos presentes, el Presidente Tristán me llamó por teléfono hace una hora y me indicó que se encontraba en gran peligro, y como todos ya deben estar enterados y los que no, debo decirles que nuestro Presidente venía en camino en el helicóptero de la compañía pero fue víctima de un atentado al igual que su asistente Jennifer. —dice Alex en un tono serio aunque pareciera que por dentro está totalemente destruido.

—A continuación veremos un comunicado del Presidente de Gloret por la lamentable muerte de nuestro gran líder. — termina y el ambiente se comienza a tornar oscuro, y comienza a verse al Presidente Omar Astabaruaga en un holograma.

—Máximas directrices de Gloret, como ustedes ya sabrán, el día de hoy acabado de fallecer nuestro excelso líder del sector de Tecnología e Investigación. Él fue un gran hombre que se preocupaba por el bienestar de todo Gloret, sin él jamás hubiéramos alcanzado este nivel tecnológico que hoy tenemos. Por otra parte, debo mencionar que las investigaciones ya han iniciado para encontrar al culpable. Hoy todo Gloret está de luto, ha sido una gran pérdida pero debemos mirar hacia el futuro como solía hacerlo él. Por último, los reuní a todos ustedes aquí porque las políticas  de Gloret establecen que cuando algo de este calibre sucede se debe elegir a un nuevo líder. Debo mencionar que el Dr. ya tenía un posible candidato y él está con nosotros aquí mismo. De ustedes dependerá si él es electo como nuevo diligente del sector que abarca ampliamente Radiactivo. Por parte del sector de Gobierno aprueba su elección. — dice a los máximos líderes de Gloret.

—En lo que concierne al sector de Moda y Diseño, me parece oportuno que conozcamos más sobre el candidato para poder dar nuestro dictamen. —dijo Cristian representando a su sector.

Después de su comentario todos los presentes comenzaron a cotillear entre ellos hasta que todos objetaron lo mismo.

—Como todos exigen saber algo de él para poder tomar su decisión, les hablaré de manera general sobre sus logros: El Dr. Joel Schell Doops es un grandioso genio en el área de diseño y producción de nuevas tecnologías como la creación de los Evidenfy, las Fidelity, Escudos burbuja, entre otros. Actualmente se encuentra trabajando con agujeros de gusano para su empleo en un futuro como vías de transporte. Además, cabe señalar que estuvo trabajando con nuestro amigo el Dr. T. en nuevas técnicas de reforestación. Razones por las que el Doctor Tristán lo escogió como posible relevo. —Argumenta a mi favor y siento que él piensa que me puede llegar a controlar y tener amplio acceso al armamento de más alta tecnología.

—Conociendo eso creo, el Doctor nos dejó en buenas manos. El sector de Salud y Desarrollo Social apoya al candidato. —Dice Jarely, y como bien sabía no me iba a fallar.

—Después de pensarlo con detenimiento, el Sector de Educación también lo aprueba. — dice Fany con determinación.

—Moda y Diseño, apoyamos al candidato también. —Dice Cristian convencido está vez, y todos vuelven su mirada hacia Santos.

—Creo que esto ya es unánime, Justicia también apoya al Dr. Schell. —dice y todos se levantan de sus asientos.

—Por lo que me confiere el pueblo de Gloret, y los líderes de los Sectores que proveen a la Nación de lo que necesita, declaramos al  Dr. Joel Schell Doops como  nueva autoridad del Sector de Tecnología e Investigación. —Declara la máxima autoridad de Gloret y todos me dan el recibimiento diplomático.

—Por mi parte, protesto traer más desarrollo tecnológico y científico a Gloret. Y para honrar la memoria de mi predecesor, quiero que se refieran a mí como Dr. Joel Schell Doops y no como la tradición lo dicta, por la sencilla razón de respetar la memoria de quien fue mi maestro. —digo y todos me reciben con un caluroso aplauso.

—Desde hoy podrás hacerte cargo del Sector, y de las cosas que dejó pendientes el Dr. Tristán. — dice el Presidente de Gloret.

Pronto todos abandonan el inmueble y se dirigen a sus respectivos sectores. Pero uno de ellos se queda en la sala y me indica que me siente junto a él.

—Por favor Alex, déjanos hablar con más privacidad. —dice Cristián sin vacilar y Alex abandona la sala.

—Veo que ya te diste cuenta. — espeto esperando alguna respuesta.

—Como no darme cuenta si yo colaboré en el diseño de ese holograma. — contesta y sé que él tiene un punto, será fácil que alguien se dé cuenta quién realmente soy.

— ¿Y qué me aconsejas hacer?— le pregunto de una manera apropiada.

—Observa muy bien este inmueble, a pesar de que fue construido bajo un patrón diferente al de las demás sedes de Gloret, exceptuando la mía, cada quién le pone una decoración muy ad hoc a lo que se realiza en el sector. Y si cometes el mínimo error de comportarte como Tristán el lugar de como Joel estarás perdido, y quien planeó el atentado sabrá que estás vivo y terminará su trabajo de una buena vez. Lo que te aconsejo es que te crees una nueva personalidad que oculté lo que realmente eres, yo te asesoraré en imagen, te mandaré los diseños indicados para que los adecúes a los proyectores y proyectes esa imagen.

—Tienes mucha razón Cristián no puedo andar como si nada hubiera pasado, y como esto fue muy rápido no me dio el tiempo necesario de buscar tu ayuda. Te agradezco mucho tus consejos. Pero debo decir que me hicisite sufrir por algún momento tu duda en cuanto la objetaste. — digo una amplia sonrisa de contar con uno de mis más grandes amigos.

—Desde que entraste con Alex en la habitación me llamó mucho tu personalidad, en específico, tus atuendos porque nunca lancé esa línea en ningún desfile. Entonces me di cuenta y quise que todos pensarán que no me caías muy bien. —dice riéndose a carcajadas.

—Fue muy buena tu estrategia, pero ya me las pagarás tarde o temprano. —termino y me pongo a reír con él.

—Me despido, y creo que te esperan en tu oficina. —dice y recuerdo que le pedí a Salvador que trajera hacía aquí a Osvaldo.

Nos damos un abrazo y salimos en diferentes direcciones de la sala. Camino rápidamente hacía el elevador donde por casualidad del destino va Alex.

—Bienvenido Dr. Schell, espero y puede ayudarnos a sobrellevar la pérdida de Tristán. — dice y sé que debería contarle todo, pero decidí que Cristian debía ser el único que supiera mi verdadera identidad, sólo necesitaba a una persona que lo supiera para que me ayudará a descubrir lo que para mí era un gran misterio.

—Trataré de que todo vaya de acuerdo a como se venía haciendo. Incluso trataré de mejorar las cosas. —le digo esperando ganarme su confianza.

El elevador llega al piso indicado y ambos bajamos. Nos dirigimos a mi oficina, y al entrar no veo a nadie dentro.

— ¿Buscaba a alguien?— me pregunta Alex.

—A nadie, solamente quiero estar solo en este momento sino te molesta. —digo, el asiente y parte en otro rumbo.

No sé dónde estará Salvador, claramente le dije que esperará aquí pero veo que no lo hizo. Podría haberle ocurrido algo. O  talvez regresó a buscarme, él no se perdonaría que yo muriera. Espero y él esté bien.

Este es todo el silencio que necesito para poder observar como mi plan fue arruinado por alguien que aún desconozco. Esa persona no sabe lo mucho que ha interferido con mis planes. Ha deteriorado todo, pero antes de usar el plan b necesito saber contra quién me enfrento.

Enciendo el escritorio que funciona como computador y rápidamente despliego las pistas que tengo sobre mi némesis. Tengo una grabación de Osvaldo que no me dice mucho, tengo el reporte de hechos realizado por Alex al momento de tomar a los prisioneros donde solamente Richard dice que había personas antes que mi equipo. Y ahora tengo ya listo el informe de lo que fueron mis actividades. Y para mi sorpresa encuentro algunos datos muy interesantes que sucedieron alrededor de mí y yo no estaba consciente sobre ello.

Dos personas se han estado moviendo muy bien, y mis cámaras no han logrado captar nada porque están en el sitio más oportuno, el centro de Gloret. Por ello, estás personas han sido capaces de burlar mis cámaras de una manera tan brillante. Y es que el centro de Gloret es mucho más que el lugar más visitado de la nación, es el corazón del país. Allí se encuentra el sector de moda. Y como mi amigo Cristián me dijo, un buen atuendo puede despistar a cualquiera.  Cristian será la persona que me ayudará a llegar a esas personas que son una amenaza para mí.  Pero ahora mi pregunta es: ¿Para quién trabajan ellos y cuál es su objetivo?

Debo hacer una visita a Cristian cuánto antes para poder saber lo que realmente está ocurriendo en su sector y también necesitaré saber el paradero de mis demás compañeros, necesito saber de Jennifer y de Salvador.

Tomo un portafolio y lo lleno de artefactos para dirigirme hacia el sector de  Moda y Diseño. Cuando me dispongo a salir de la oficina suena el teléfono. Lo tomó y recibo la llamada.

—Hola Dr. Joel, bienvenido sea al consejo de Gloret, si quiere recuperar a Salvador de pedimos que nos entregue Osvaldo. De no hacerlo aténgase a las consecuencias. —Dijo y la llamada se cortó.

Inmediatamente me dirijo a mi escritorio e intento localizar de dónde proviene esa llamada pero no logro ubicarla. Camino en círculos por un momento y trato de pensar en alguna forma de cómo encontrar el paradero de Osvaldo. Sino lo encuentro está claro que el morirá. Y no puedo permitir que ocurran más muertes cuando no son necesarias.

Entonces decido dejar la oficina y me dispongo a ir a un café a pensar todo lo que ha ocurrido  para poder realizar mi próximo paso.

Al llegar al café me siento como siempre y espero que me atiendan. Pido un café expresso doble. Y tomó el diario que siempre disponen para los clientes en cada mesa. Observo con detenimiento los encabezados de las noticias sobre mi muerte. Pero algo llama mi atención:

"Osvaldo y Richard Astabaruaga desaparecidos"

Continúo mi lectura en la página de esa noticia, comienzo a leerla. Habla sobre la destrucción del castillo de Richard, sobre la inseguridad que empieza a desolar a la familia presidencial y lo relacionan con la misteriosa muerte del Presidente de Radiactivo.

Es muy rara casualidad que el mismo día en que supuestamente muero, muere Richard, alguien roba mis estudios sobre un tipo de holograma y Salvador es secuestrado, Osvaldo haya desaparecido.


Mis teorías me dicen que Osvaldo me oculto información y se las arregla de alguna forma para deshacerse de Chava. Pago la cuenta y camino a mi auto. Debo cambiar este auto cuanto antes, eso podría alertar a quién me haya llamado a la oficina. Es importante que de hoy en adelante me dejé de comportar como siempre he sido. Es hora de que madure y juegue el papel que corresponde jugar dentro de esta guerra. Muchas personas dependen de mí así que es hora ser un nuevo yo. Es tiempo de dejar ir aquello malo que he hecho e iniciar una vida más positiva y justa. De modo que sólo conserve es luz que hay en mí, aunque me digo a mi mismo: yo nunca cambiaré lo que realmente yo soy. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada