Entradas populares

martes, 6 de agosto de 2013

La Historia de Dos Amantes: Capítulo 5 Radiactivo

Capítulo 5 Radiactivo
Jarely

La luna está brillando demasiado. Todo es tan oscuro. La niebla y el silencio sepulcral me tocan como si me estuvieran preparando para algo. Algo para lo que no estoy preparada. Comienza a llover y sé que los truenos anuncian que mi hora ha llegado.

Dormí unas cuantas horas pensando en que el día menos deseado llego. Mi mundo sufre una gran tragedia. Vivimos en tiempos muy descomunales. Tiempos en los que suplicarías tu propia muerte. Cada uno de los habitantes de Gloret, el último lugar en la tierra donde los refugiados viven. Aquí hay muchas penurias. Los habitantes son forzados a seguir un sistema que ha sido diseñado para esclavizar a la humanidad sin que se den cuenta. Es una rutina que muy pocos se darán cuenta. Y los que se dan cuenta sólo tienen dos opciones: callar o morir.   

Por mi parte, puedo decir que soy una mujer de veintinueve años. Joven pero ambiciosa. De estatura mediana. Con unos ojos color azul. Mi cabello lacio perfecto color castaño. Cualidades que me hacen pasar desapercibida para poder convencer a todos de que hay que acabar con este Gobierno. Me infiltré hace diez años. Justo cuando estalló la tercer guerra mundial. Mi madre murió. Las últimas palabras que ella me dijo son — ¡Por lo que más quieras huye antes de que también seas absorbida por el nuevo régimen! — las lágrimas caen de mis ojos y no puedo pensar en la muerte de mi hermano menor. Una muy cruel muerte. — Él tenía sólo doce años. — digo con una voz que se corta por el llanto. 12 de Junio lo recuerdo muy bien.

Está noche hay una reunión. Mientras las familias que gobiernan Gloret festejan a su nuevo Presidente. Nosotros nos reuniremos para comenzar con el plan que lleva diez años de preparación. Nadie sabe cómo será derrocado el magnate funcionario. Todo gracias a nuestro líder. Él siempre ha tenido el sueño de exterminar todo el mal que rodea el mundo. Jamás tendré como pagarle que me haya considerado dentro de tan brillante plan para apoderarnos del último rincón en el planeta. Él me ha curado, me ha dado una nueva vida. Me ha hecho una integrante de RADIACTIVO. Una organización que espera poder ayudar a que el mundo abra los ojos y vea lo que sucede a su alrededor. ¡Que vea la lluvia de rosas en el jardín del olvido! ¡Que se exalte al oír nuestras palabras! ¡Que se regocije poco a poco!

¿Quién diría que una extranjera sería privilegiada con un puesto en RADIACTIVO? ¿Quién apostaría que una indefensa y sensual mujer destruiría el sistema?

Camino hacia la puerta de mi apartamento. Vacilo viendo mi atuendo en el espejo de la abuela. Cortesía de la compañía cuando recién había ingresado. Mis zapatillas de Dirk Bikkembergs junto a mi vestido de gasa color negro con una cinta de satén me hacían lucir increíble. ¡Dior eres un grande!

En fin me dispuse en subir a mi M6 Coupé color rojo. Me puse en marcha. Y por alguna casualidad recordé a Salvador. La mano derecha del Gran Líder. Él es mi mejor amigo. Lo conocí cuando fui rescatada de lo que un día fue Inglaterra. Glasgow para ser exacta. Tenía tan sólo diecinueve  años pero parecía que tenía quince. Él también había sido rescatado. De una prisión al norte de lo que antes fue México. Lo que hoy es Gloren. Fuimos juntos a la EFISG (Escuela de Formación Integral Superior de Gloren) gracias al apoyo del Líder que en ese entonces se rumoraba que tenía cerca de 19 años. Él logró en tan poco tiempo preparar un plan que hará sucumbir a todos en la Tierra. Nunca nadie lo ha visto en persona. Usa un filtro para que nadie reconozca su voz. Cuando da mensajes  su silla oculta su perfil y sé dice que vive en el anonimato por el bien de todos.

 

Bajo del  Coupé y me voy rumbo al imponente Auditorio de Colet. Un majestuoso inmueble en el que se realizan los eventos más importantes la nación. Se puede apreciar que todos los invitados a esté evento han llegado. Un evento al que sólo van personas que trabajan dentro de la compañía. No van amigos ni acompañantes. La seguridad evita que entren espías creando año con año artefactos que detecten cualquier  irregularidad. ¡No sé les escapa nada!

 

Observo todo el salón principal. Las paredes están tapizadas de un material color coral parecido al lino. Tiene un diseño minimalista pero también tiene tintes de un estilo parecido al barroco.

 

  — Jarely Rumsfeld.  — Una voz llega por detrás de mí. Causando una serie de reacciones en mi interior.  Giro con delicadeza y me quedo en shock.

 

— ¡No me vas a saludar! —Sigue siendo el después de todo. Tan alto y con sus rulos, que encantan a las mujeres. El es mi amigo Salvador. Lo saludo pero aún no supero su aparición.

 

— ¡Cuánto tiempo! — Estoy muy impresionada que no se me ocurre de que hablar. El tiempo ha hecho lo suyo con  él.

 

— Algunos años. — Suena tan emocionado por nuestra repentina reunión.

 

Nuestra conversación termina pronto porque el presentador hace un gran anuncio. Como siempre la encargada de abrir la gala es  Jennifer. Una mujer que sabe dominar una gran audiencia de insurgentes, de rebeldes, de liberadores. En ese blanco vestido entallado su silueta deja boquiabierto a muchos entre la multitud. Lo que hace compás con sus zapatillas rojas al igual que sus rulos rubios que caen con una perfección indescriptible. Pero lo que a las mujeres les llamará la atención quiero creer es el impactante color de su labial.

 

— Como saben en esta noche, se discutirá  el futuro de nuestra organización. Nuestros planes entrarán en rigor y por fin podremos conocer a nuestro glorioso y magnifico Presidente. — Se puede notar cómo se ruboriza cuando cita los últimos adjetivos de su entrada.

 

— ¡Con ustedes el Presidente de Radiactivo Incorporated! —  Todo el público exasperado ve como se mueven el gran telón rojo que jamás se había usado desde que se construyo el edificio.

 

No puedo creer que por fin veré a quien me salvo la vida, me hizo ser quién ahora soy. Sólo puedo ver como se acerca la silueta de su sombra. Hace su entrada triunfal. Es como lo había imaginado que sería. Aunque sólo falle en su estatura, ya que Salvador es más alto. Su cabello liso es negro azabache. Viste un exquisito traje de gala negro tejido con solapa, chal de raso coordinado con chaleco de terciopelo de algodón azul noche, pajarita de raso azul al tono con un pañuelo de lino blanco, al igual que su camisa de lino blanca con botones del mismo tono azul. Da un excelente discurso de bienvenida y se presenta con la imagen de su compañía: una silueta de un líder color blanca con el fondo de una casa en tonalidad azul rey. Y bajo ella el slogan: “LÍDER DE LA CASA NOBLE”.

 

Por alguna extraña razón me pierdo el momento cuando él dice su nombre. Todo es un caos. Todos están estupefactos. Yo estoy anonadada por perder la concentración en el momento más importante.

 

Los murmullos de la aglomeración reunida me dan jaqueca y me desmayo poco a poco hasta perder el conocimiento. Lo último que escucho es:

 

— ¡Comencemos un nuevo régimen! ¡El sistema será corrompido!




La multitud colérica enloquece.

No hay comentarios:

Publicar un comentario