Entradas populares

sábado, 3 de agosto de 2013

La Historia de Dos Amantes: Capítulo 2 “Sentimentalismos Baratos”

Capítulo 2 “Sentimentalismos Baratos”
   
(Yamy)

“No te preocupes. Siempre canalizo mis emociones hacia mi trabajo. Así no le hago daño a nadie más que a mí mismo.” Leí esas palabras en la página de inicio de Facebook, desde que me he empeñado en no contestar as u solicitud amorosa mí chat ha estado configurado para que él no me pueda ver conectada y pueda comenzar una conversación. Eso es injusto de mi parte, estoy bloqueando todas las rutas por las que él me puede obligar a decirle mi respuesta.

Volteo a la recepción y no sé sí mi mirada me está jugando alguna clase de broma o en realidad él está aquí. Luce tan radiante como siempre. ¡Tiene su look clásico! Playera estilo urbano color azul con la leyenda “What The Fuck?”, unos jeans color azul cielo y unas zapatillas estilo “Chuck Norris”  color rojas. Mientras yo me veo un poco desaliñada con esté vestido de satén color turquesa. Se ve un poco triste, no sé porque tengo la impresión de que es por verme así vestida y  con Germán. ¡Oh Rayos! El piensa que tengo una cita. ¡Mierda!.  Dejaré de pensar en Osvaldo. ¿Por qué tenías que aparecerte aquí cuando debía conversar con él otro? ¿Qué no ves que esto es muy difícil para mí? ¿Crees qué mi vida gira en torno a ti? ¡Oh Doble Mierda! Mi vida si gira en torno a él.  ¡Estúpidas y sensuales Hormonas!

—Creo que ya es hora de que me valla. — Me puse a pensar en Osvaldo y olvidé que estaba disfrutando de mi tarta favorita a lado de un amigo que tenía un problema amoroso.

— ¡Tan rápido te irás! —Espeto sin premura.

— ¡Han pasado más de cuatro horas! — dice sin vacilar ni un poco.

— ¿Quieres decir que me he pasado más de la cuenta contigo? — Me siento tan avergonzada no sé por qué.

—Sé podría decir. — Puntualiza con un acento español. Debe ser eso lo que me atrae de su persona.

— ¿Qué hora es? — Me siento tan mal. Algo estoy olvidando pero no sé qué es.

— Son casi las tres de la tarde. — ¿Cómo pude dejar que pasará mucho tiempo?

— La cuenta ya está pagada. — Concluye de una manera elegante. Aunque  Nota que algo me sucede.

— ¡Oh muchas gracias! — Es lo mínimo que podría hacer por tenerme aquí cerca de cuatro horas. No sé qué rayos olvidé pero sé que olvide algo demasiado importante.

— Nos veremos otro día. — Se despide caballerosamente y no puedo dejar de ver su camisa a cuadros ni mucho menos su retaguardia. ¡Libido sal de mí!

— Una pregunta antes de irme. — Siento que él sabe lo que yo no sé.

— Ok, dime. —Estoy tan ansiosa de saber qué cosa es la que me dirá. Me muerdo las uñas de desesperación.

— ¿No tenías hoy una especie de “cita” con Osvaldo? — ¡Carajo! Eso es lo que me estaba mortificando todo esté tiempo. A pesar de que lo vi un momento no pude recordar  lo importante que era para él esto.

— Creo que sí. — ¿Cómo podré recuperar todo el tiempo perdido? Frunzo el ceño y me alejo despiadadamente como siempre de mis compañeros.

— ¡Yamy creo que debes darte prisa para que puedas arreglar las cosas! —  Por primera vez le hago caso al chico de camisa azul a cuadros rojos.

— ¡Hasta otro hermoso día! Y “LOL” con mi vida. Cojo mi bolso y las gafas de sol y me dirijo en dirección al parque.

— Creo que debes ir más de prisa. Osvaldo no olvidará nunca que lo dejaste planta. —  ¿Por qué tienes tanta verdad en tus palabras? Sólo soy una chica que se enamora por primera vez. Alguien debe llevarme a prisión por andar de rompecorazones.

Salgo  corriendo de la cafetería “Le’Pretezel” y voy por la avenida principal de Zirconio. Llego al parque y para mi sorpresa no hay nada pero al dirigirme al césped al lado del lago Lonely veo una carta. La veo y sé que yo soy el destinatario de tan incipiente papel. La abro y comienzo a leer:


Querida Yamy:
Espero y te la hayas pasado muy bien en esté día tan especial. Es tú cumpleaños. Te había organizado una fiesta de picnic sólo para dos pero creo que decidiste ir a festejar con otra persona, cuando yo estuve aquí esperando a que llegarás. Discutiendo con el amigo Dante. Puedo tolerarte que me hayas dejado plantado. Aún así debo decir que me pone demasiado triste y furioso saber que habíamos quedado que hoy y a la hora que no llegaste, tener ese momento especial que jamás olvidaríamos. Por favor para la próxima avísame para que pida cita un mes antes. ¡Feliz Cumpleaños!
P.D.: Te veías impactantemente hermosa con esas zapatillas: D

Osvaldo



¿Cómo pude olvidar esto? Él sólo quería que mi respuesta fuera tan especial que lo planeo todo. Y eso es tan romántico. Lo hizo por mí. Y yo le fallé. ¿Qué clase de persona soy? Debo encontrar la mejor manera de corregir esto o lo perderé todo. — ¿Basta de sentimentalismos baratos corazón? ¿Decídete de una buena vez?   

No hay comentarios:

Publicar un comentario